Dólar Oficial Vs. CCL: Brecha por arriba del 60%

(Por Alejo Perello) Desde la vuelta al cepo cambiario ha vuelto a tomar notoriedad el abanico de tipos de cambio de la divisa norteamericana. Dicho abanico nunca fue cerrado, pero sí había pasado a un segundo plano en las pizarras dado que no existían restricciones para la compra/venta de moneda extranjera. Es irónico y poco feliz que el valor que hoy se encuentra en segundo plano sea el del tipo de cambio oficial, situación que contribuye más a la incertidumbre que a la seguridad de los mercados, tal es así que estos últimos días ha llamado la atención uno de los tipos de cambio menos frecuentes y casi nulo para los pequeños y medianos ahorristas, el Dólar Contado con Liquidación.

Menos frecuentes no por incapacidad de aplicación sino por el desconocimiento que tenemos como sociedad frente a las alternativas financieras con las que contamos para realizar todo tipo de transacciones desde la posibilidad de extraer efectivo de un cajero automático con tarjetas de crédito hasta la simplicidad de realizar la compra de acciones en bolsa.

Muchas veces obviamos información que se repite día a día en los medios dado el desconocimiento de la situación, por consiguiente, desinterés y viceversa por lo que explicaremos a que refieren los principales tipos de cambio.

El Dólar Oficial es el tipo de cambio que fija el BCRA de acuerdo con el flujo y clima que se viva durante las jornadas cambiarias. El valor varía día a día en base a la oferta y demanda que exista en el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC). Cuando se incrementa la oferta de pesos en el mercado, el BCRA tiende a contraer la Base Monetaria a través de Bonos, Títulos o Letras, todos en ARS, usualmente mediante Leliq y de esta manera absorber los sobrantes en pesos para evitar la compra de dólares con estos. En este caso debemos destacar que las personas o empresas que adquieran moneda extranjera por el equivalente de hasta USD 200 para atesoramiento deberán pagar un recargo del 30% por la implementación del impuesto PAIS.

El Dólar Blue o Dólar Negro es aquel que se maneja en el mercado paralelo sin restricciones, sin impuestos ni declaraciones. Se define por oferta y demanda. Dadas las circunstancias absorbe los pesos que pequeños y medianos ahorristas entregan para obtener la divisa o bien para abastecer las transacciones de empresas imposibilitadas de adquirirlos de forma lícita.

Dólar Turista es el valor que se paga por compras de bienes y servicios realizadas con tarjeta de crédito en el exterior del país.

El Dólar Soja es el tipo de cambio que reciben los exportadores del grano y sus derivados luego de descontadas las retenciones sobre el valor del dólar oficial.

El Dólar Bolsa/Mercado Electrónico de Pagos (MEP) es la divisa que se consigue de forma legal a través de la compra de un bono cotizado en pesos que a su vez también es cotizado en dólares. En esta “modalidad” prevalecen debido a su liquidez las transacciones del bono soberano AY24. Cualquier persona a través de una cuenta comitente local podrá adquirir este bono en pesos para luego venderlo en dólares sin recargo y sin tope máximo.

El Dólar Contado con Liqui (CCL) o Dólar Fuga se da también a través de transacciones lícitas, pero se deberá contar con una cuenta en el extranjero. En este caso se compran acciones en pesos cotizantes tanto en Argentina cómo en Nueva York, luego estas acciones son transferidas a la cuenta extranjera para ser vendidas en dólares libres de las restricciones oficiales locales, pero a un precio más elevado.

Para este último caso, vimos en los últimos días la ampliación que hubo en la brecha entre el dólar oficial y el CCL dada principalmente por la aceleración en el ritmo de la emisión de pesos. Siendo también que el mercado se comporta a futuro, se puede deducir que se espera un ajuste en el tipo de cambio oficial en el corto plazo.

El contexto crítico que estamos atravesando a nivel mundial, la incertidumbre y desconfianza local que genera el desconocimiento del rumbo de las políticas económicas arraigado al desacertado timing de Martín Guzmán para llevar adelante la renegociación de la deuda tiene su precio.

Hoy con un cóctel de fuerte emisión, alta inflación, gran paralización de la activada económica, profundización del déficit fiscal por la baja en la recaudación, tasa real negativa y en vista de continuar con la baja de la tasa de ahorro no se corresponden con un horizonte económico favorable para el mercado por lo que el cuello de botella concluye únicamente en una exitosa reestructuración de la deuda para, a partir de allí poder encaminar la actividad en base un plan económico común, alcanzable y sostenido en el tiempo que permita sobre todo a PyMes y autónomos recuperarse de esta crisis.

close

¡Suscribite para recibir todas las novedades!

Be the first to comment on "Dólar Oficial Vs. CCL: Brecha por arriba del 60%"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*


Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial