Miércoles de Ceniza en el Santuario de Fátima

Tiempo oportuno para una profunda renovación interior

La cuaresma es la ocasión anual propicia para una honda renovación interior de la fe, la esperanza y el amor, virtudes que nos vinculan con Dios y entre nosotros. Así lo afirmó el obispo diocesano Ariel Torrado Mosconi al iniciar los cuarenta días de preparación a la Pascua.

Este miércoles 17 de febrero monseñor Torrado Mosconi celebró la santa Misa del inicio del tiempo cuaresmal -al aire libre y guardando las medidas sanitarias de pandemia- predicando e imponiendo el signo penitencial de las cenizas en los participantes.

Comentando las lecturas y haciendo alusión al mensaje papal para esta ocasión, reflexionó sobre este tiempo tan particular y doloroso de pandemia por el que atraviesa el planeta haciendo ver que puede ser una ocasión especialísima y singular para la renovación espiritual yendo hasta los más hondo y recóndito de nuestro interior a descubrir nuestras propias luces y sombras, punto inicial de un verdadero re-inicio o “receteo” que se pretenda verdaderamente humano y cristiano.

En la homilía, siguiendo al Santo Padre, afirmo que:   “la fe en un llamado a recibir, vivir y testimoniar la verdad, desde una existencia bajo la mirada y en la presencia de Dios”. Al referirse a la esperanza dijo: “El Papa Francisco nos presenta una bonita y profunda metáfora comparando a la esperanza con esa ´Agua viva que apaga la sed en el camino de la vida ¡Cuánto necesitamos de esta agua en el hoy de nuestra existencia!” Para concluir afirmando que:  “La mejor, más alta y noble expresión de la fe y la esperanza es la caridad demostrada concretamente en el amor puestos en la atención, el cuidado y la compasión hacia el prójimo, los demás que me rodean”.

Be the first to comment on "Miércoles de Ceniza en el Santuario de Fátima"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*


Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial