Miembros de una misma familia: Homilía de monseñor Ariel Torrado Mosconi en la solemnidad de Nuestra Señora de Luján

Desde esta querida capilla de Nueve de Julio, estamos celebrando la solemnidad de Nuestra Señora de Luján, su patrona y patrona de la nación Argentina. Este año también conmemoramos el centenario del nacimiento de ese gran hijo de la tierra nuevejuliense que fue el cardenal Eduardo Francisco Pironio quien -como bien sabemos- estuvo tan ligado a la Virgencita de Luján no solamente por los acontecimiento importantes de su vida como su mismo nacimiento u ordenaciones diaconal, sacerdotal y episcopal sino también por una tierna y ferviente devoción a María en esta advocación. Una de las páginas  más lúcidas y esclarecidas  de su magisterio, que aún mantiene su vigencia, es “Meditación para tiempos difíciles”. Recomiendo volver a leerla porque nos  viene bien y hace mucha falta en esta hora compleja y angustiante tanto para la patria como para el mundo entero. Ellas alientan nuestra esperanza, confianza y responsabilidad.

Hoy la palabra de Dios, en la segunda lectura de san Pablo a los cristianos de Éfeso, nos habla, con el lenguaje tan profundo del Apóstol, del plan o proyecto de Dios para con la humanidad: un llamado a ser hijos y hermanos, a ser familia. No son frases hechas o bonitas o lugares comunes. En momentos de tanta incertidumbre, donde la vida se ve amenazada por una pandemia global, la economía se resiente, aumenta la pobreza y tantos otros problemas derivados, nos angustiamos, crece la incertidumbre y aparecen la tentación egoísta del “sálvese quien pueda” o “tirar cada uno para su lado”. Reaparecen los prejuicios ideológicos o los intereses de sector. Qué es lo más importante la economía o la salud. Problemas ciertos y complejos de no fácil resolución. Por eso mismo, si nos dejamos llevar por el miedo, la mezquindad u otros intereses inconfesables, todo puede ser peor.

El papa Francisco en su memorable discurso del atardecer lluvioso del  27 de marzo -que no debemos olvidar- cuando la pandemia ya era global, decía “Nos dimos cuenta que estábamos en la misma barca”. Es fundamental y necesario tenerlo presente en este momento de la historia del mundo y de la patria. Ciertamente los problemas son complejos. Aparecen intereses diversos y opuestos. Diferentes opiniones y opciones para solucionarlos. Deberemos hacer un gran esfuerzo de magnanimidad, diálogo y acuerdos lo más justos posibles. Y, por sobre todo, no debemos ni podemos ceder a la tentación del egoísmo que descarta, suprime y tira afuera a quien aparentemente “sobra”, los pobres, los ancianos, los niños por nacer, las personas privadas de su libertad, los enfermos terminales… y podríamos seguir la lista. Sería caer en una lógica autodestructiva que, tarde o temprano, termina también por alcanzarnos a todos incluyendo a quien la sostiene, propugna y provoca. Es una dinámica perversa que nos “auto-devora”. ¡Tengámoslo claro! El esfuerzo por buscar, alcanzar y preservar el bien común, conjugando generosidad y sacrificio, es indudablemente un reflejo y eco de la más genuina y mejor caridad cristiana.

En su fiesta, María de Luján nos recuerda qué somos parte, como Iglesia y como nación, de una misma familia: hijos de un Padre Dios y de una Madre, María, figura de la Iglesia. Y, por eso mismo, hermanos entre nosotros. Unidos en familia podremos afrontar y superar esta inédita difícil coyuntura histórica. ¡Estamos todos en un mismo barco transitando la tormenta! ¡Unidos como una sola familia superaremos esta pandemia y sus consecuencias! En el salmo cantábamos a la grandeza y la humildad de María: desde la humildad de lo cotidiano, hizo su aporte a la obra de la salvación que cambió la historia. Hoy nosotros estamos llamados  a asumir esta hora de la historia con fe, generosidad y esperanza. ¡Unidos, pongámonos manos a la obra, sostenidos por la intercesión de nuestra Madre de Luján!

Ariel Torrado Mosconi – Obispo de Santo Domingo en Nueve de Julio

close

¡Suscribite para recibir todas las novedades!

Be the first to comment on "Miembros de una misma familia: Homilía de monseñor Ariel Torrado Mosconi en la solemnidad de Nuestra Señora de Luján"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*


Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial